domingo, 17 de septiembre de 2017

Cuestión matemática.

La felicidad es un juego de niños,
mira si es un juego que 
en cuestión de segundos se acaba.
En cuanto una de las incógnitas 
decide recoger sus cosas e irse 
la solución ya no es la misma, 
la solución ha cambiado 
y ya no hay marcha atrás.
Detesto el depender de algo
o de alguien para ser feliz, 
¿por qué no me conformo conmigo 
sin tener que buscar nada ni a nadie? 
Por favor, necesito una respuesta.
Vivimos en una sociedad tan materialista
que nos hemos olvidado de nosotros mismos, 
que nos hemos olvidado de lo que valemos
y de lo que somos capaces de hacer. 
¿Por qué no dejamos de hacer las cosas
para agradar a otros y empezamos a hacerlas
 para agradarnos a nosotros mismos?
Necesitamos volver a ese momento
en el que la sociedad se respetaba, 
en el que la sociedad se ayudaba, 
en el que la sociedad era feliz 
por el simple hecho de vivir en sociedad.
Necesitamos volver a tener sentimiento de supervivencia, 
sentimiento de superación, 
sentimiento de poder sobre nosotros mismos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario