domingo, 12 de noviembre de 2017

Fallo número cuatro.

Sé que es muy tarde,
pero no quería irme hoy
sin pedirte perdón,
sin decirte que
me encantaría seguir viéndote,
pero que entiendo
que estés cansado de mi,
entiendo que estés cansado
de mi actitud de niña pequeña frente al mundo,
cansado de que no te demuestre lo suficiente.
Perdón,
no diré nada más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario