miércoles, 17 de enero de 2018

Para ella.

Tumbada desnuda encima de ti,
en tu casa,
mientras tú tienes los ojos cerrados
y yo te acaricio el pelo pienso.

Pienso que hoy es el último día que te veré,
abrazaré,
besaré,
pensaré (ojalá).

Pienso muchas cosas,
pero hay una frecuente,
una que dura esos veinte minutos
que estoy encima de ti.

La persona que elijas,
la persona que lo consiga,
la persona que te consiga,
tendrá tanta, tanta suerte.

Podrá ver tus ojos marrones
brillando mientras la miras.

Podrá tocar tu suave pelo
mientras te haces el dormido.

Podrá apoyar su cabeza en tu pecho
mientras veis una serie y te relajas.

Pienso muchas cosas,
pero hay una frecuente,
una que dura esos veinte minutos
que estoy encima de ti.

Esa persona tendrá tanta suerte
que la envidio.

Envidio que pueda tener todo de ti,
envidio que pueda tener todo lo que me gusta,
envidio que pueda tener todo lo que quiero,
envidio que pueda tenerte.

Esto va para ella,
para la chica que elijas,
para la chica con la que decidas tener futuro,
para la chica que tenga tanta suerte de tenerte.

Cuidale,
no sabes la suerte que tienes
de tenerle entre tus brazos,
de poder abrazarle.

Protégele,
aunque parezca una persona fría y dura,
es la más sensible y buena
que he conocido nunca.

Hazle sentir especial,
él te lo hará sentir,
serás la única para él,
encontrará tiempo donde no lo haya para ti.

Quiérele,
no te va a resultar difícil,
se le coge cariño muy rápidamente,
quiérele mucho y siempre.

Pero sobre todo,
lo más importante,
no le falles,
nunca.

Por favor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario